En un trozo de cartón

En un trozo de cartón

Es curioso que, justo cuando estoy pensando que el lenguaje propio de las etiquetas de moda encajaría bien en un proyecto que acaba de surgir, me encuentre un artículo sobre una empresa que produce estos elementos. 

Lo primero que miro cuando veo una prenda es la etiqueta, pero no para ver el precio ni la talla, sino porque me interesa la etiqueta, de la misma manera que lo primero que hago muchas veces cuando entro en un bar que me gusta es ir al baño, no para usarlo, sino para ver qué interés tienen (diseñador, constructor, cliente...) por la calidad más allá de la mera apariencia. 

Creo que las etiquetas son como las tarjetas comerciales de los productos, verdaderas cartas de presentación en formato reducido, que dicen mucho de cómo quieren presentarse personalmente, en la distancia corta. Creo que deberíamos poder quedarnos con la etiqueta del producto que nos ha gustado para recordarlo, para volver y comprarlo...

Ahí queda el enlace