H&M plagia

H&M plagia

Tan lamentable como frecuente, tan descarado como impune. Me temo que por mucha presión que puedan hacer los consumidores a través de las redes sociales, los casos de plagio o, como parece en este caso, de robo maifiesto del conjunto completo de concepto y recurso gráfico nunca tendrán tanto eco como se merecen. Al menos no lo tendrán cuando el agravio sea de una multinacional a una persona, que si al revés fuese saldía hasta en los noticiosos nacionales. 

Y no me parece tan grave el robo al autor como el hecho de que el ladrón sea una empresa multinacional con sobrados recursos para crear sus propios mensajes y sus propios lenguajes para comunicarlos, o incluso para comprarle al autor los derechos de explotación por un precio digno. 

Aunque esto no es nada comparado con las condiciones laborales de los trabajadores que fabrican los productos de esta y otras compañías en Camboya.