Polémica intervención del director de la Escuela de Arte de Oviedo

Polémica intervención del director de la Escuela de Arte de Oviedo

El pasado martes 22 de mayo, Alfonso granda declaraba en la prsentación de una nueva iniciativa municipal en Oviedo: «Si algunos profesionales no se atrevían con los diseños más actuales, esto les va a dar un impulso: el cartel de la Ascensión ha marcado una pauta», (...) «La Escuela de Arte de Oviedo es referencia nacional en las artes». 

El cartel al que se refiere es el ganador del concurso convocado por el Ayuntamiento de Oviedo entre estudiantes de la Escuela de Arte, para la Feria de la Ascensión 2012. El ámbito en el que expresaba esto era la presentación de una iniciativa por la que el Ayuntamiento cede ocho mupis, a renovar cada mes y medio, para la exposición de trabajos de alumnos de las distintas especialidadse que se imparten en la Escuela de Arte. 

La opinión más frecuente de las que he escuchado a distintos diseñadores es que las palabras de Granda son injustas con el colectivo al achacarle una falta de audacia sin tener en cuanta los múltiples condicionantes que tiene el diseño "en la vida real" frente a la libertad que goza un estudiante a la hora de plantear su trabajo. Yo creo que, aunque desconozco los detalles del camino hasta aquí, tal vez habría que reconocerle a Alfonso el mérito de lograr cambiar el cartel secular y disponer de un espacio público donde decir "diseño" (no sólo gráfico, por cierto). 

Al margen de consideraciones estratégicas municipales que no vienen a cuento, sobre el cartel concreto no pienso que vaya a revolucionar el diseño gráfico del siglo XXI y, aunque casi cualquier cosa que se hubiese hecho habría mejorado la situación anterior, para promocionar el diseño mejor habrían convocado un concurso entre profesionales. Los que hoy son alumnos, como otros fuimos en su día, pronto saldrán a la calle, pretenderán trabajar y descubrirán que en vez de encargarles trabajo, las empresas e instituciones convocan concursos para estudiantes.